Blog

Adaptación

 

Hola a tod@s, sé que he desaparecido unas semanas pero la verdad es que entre el final de las vacaciones, nuestra decisión repentina de irnos a desconectar a Beasáin en el País Vasco y la vuelta a la rutina no he tenido demasiado tiempo para escribir. He intentado aprovechar al máximo los últimos días que tenía solo para Oke y hemos hecho un montón de cosas juntos y la verdad es que le he visto disfrutar un montón. Últimamente cuando está conmigo se ríe un montón a carcajadas y me muestra muchísimas ganas de jugar, aunque también de mimitos. 

Pareceré un poco dramática diciendo que eran nuestros últimos días solos pero la verdad es que este inicio de curso se me está haciendo muy duro. Oke no va a la guarde pero yo sí me voy al “cole”, porque aunque no lo haya contado antes, este es mi tercer curso como profesora de inglés para niños. Aunque es algo que no he estudiado, tengo mucha facilidad para el idioma, además de ser políglota y disfrutar muchísimo con los peques. 

Después de cinco meses pegada las 24 horas a mi bebé, porque hasta ahora no nos habíamos separado nunca, puedo decir que esto es más doloroso que cualquier cosa, sea el parto o lo que sea. El manejar los sentimientos que tengo hacia Oke está siendo lo más duro que he experimentado en mi vida. 

Baby Oke se queda en casa con su yaya y con su papi, las semanas que el trabajo se lo permite. Sé que está en muy buenas manos y la verdad que confío bastante en las decisiones que puedan tomar cuando no estoy yo. De momento nos hemos separado 3 días solo, pero las veces que se me ha pasado por la cabeza lo mala madre que soy por no seguir con él, son bastantes. Supongo que esta es una de esas cosas que si no se es madre no se pueden entender, pero él es mi personita favorita en todo el mundo y soy consciente de que todo lo que conoce implica a mami. 

Me encantaría estar a su lado en todo momento porque aunque digan lo contrario, tenerme ahí solo le hará más seguro de sí mismo. Ahora que empieza a descubrir el mundo, no me gustaría perderme sus primeros desplazamientos o las muecas que aprende. Me gustaría ser una madre de esas de Instagram que no tiene que irse nunca a trabajar o si lo hace, puede llevar al peque sin problema. Quiero estar siempre ahí para él, porque nadie lo conoce mejor que yo, nadie entiende mejor cuándo llora para comer, cuándo le duele algo, cuándo tiene sueño, etc. Sé que este periodo de adaptación es necesario pero espero que termine pronto. 

Love,